iSIM Tendencia tecnología

iSIM, la SIM integrada que será tendencia

iSIM, este es el nombre de una de las últimas tendencias tecnológicas que está dando de qué hablar en los medios informativos dedicados a las telecomunicaciones. ¿Pero qué son exactamente las iSIM? ¿Cuál es la historia detrás de su desarrollo? ¿Qué tienen de novedosas respecto de sus predecesoras? En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre esta nueva tecnología. 

SIM, eSIM, iSIM: la evolución de las tarjetas extraíbles 

Para entender la revolución provocada por las iSIM, es necesario primero repasar la historia de su desarrollo. El primer antecedente lo podemos ubicar en 1968, cuando los ingenieros eléctricos Helmut Gröttrup y Jürgen Dethloff diseñaron el primer boceto de una tarjeta inteligente capaz de realizar operaciones simples. Y aunque no hay todavía consenso acerca de quiénes fueron exactamente los inventores, en 1982, Gröttrup y Dethloff recibieron la patente del dispositivo. 

Sin embargo, fue hasta 1992 que la SIM card (Suscriber Identity Module por sus siglas en inglés) comenzó a ser utilizada en dispositivos móviles con el fin de incorporar un elemento que permitiera identificar a los usuarios de las redes de telefonía GSM.  

La SIM card presentaba una solución cómoda y ágil, pues permitía a las personas almacenar y transferir datos sobre el operador, el tipo de contrato del usuario, la titularidad de la línea telefónica etc. Desde ese momento, con la llegada de esta tarjeta extraíble, cambiar de dispositivo o de operador móvil ya no significaba ningún problema. 

Posteriormente, las nuevas exigencias de procesamiento de datos llevaron a los desarrolladores tecnológicos a optimizar el diseño de las tarjetas inteligentes, de manera que pudieran acoplarse a dispositivos cada vez más complejos y con mayor número de funciones. Esta optimización, además de la reducción considerable de tamaño, incluía mejoras de seguridad para evitar clonaciones y operaciones fraudulentas. 

Respecto a la reducción de tamaño, desde el año 1996 hasta el 2012, las tarjetas inteligentes han experimentado cambios significativos: la Mini SIM desarrollada en 1996 tenía unas dimensiones de 25×15 mm. Estos números descendieron a 15×12 mm en 2003 con la llegada de la Micro SIM  y alcanzaron los 12,3×8,8 mm en 2012 con el arribo al mercado de la Nano SIM.  

Finalmente, a principios del 2016, la GSMA publicó las especificaciones y características de una SIM virtual, llamada eSIM (Embedded SIM): un chip de 6×5 mm que se halla soldado de forma permanente a la placa del dispositivo.  

En este punto, es probable que te preguntes cómo se lleva a cabo la portabilidad cuando el chip no puede ser removido. Para ello, basta con indicarle al operador de traslado el ICCID (Identificador del circuito integrado) para que la asociación del nuevo operador a tu dispositivo se lleve a cabo de forma exitosa.  

Con la llegada de la eSIM, el proceso de portabilidad se libera de la dependencia de la tarjeta extraíble, y no menos importante, se abre un universo de posibilidades para el internet de las cosas (IoT), que viene siendo implementado en los últimos años no solo en smartphones y smartwatch, sino también en la industria automotriz. 

iSIM: ¿Qué es y cuáles son sus características? 

Solo transcurrieron dos años desde que la eSIM se dio a conocer en los principales medios tecnológicos, cuando ARM destapó un nuevo rostro de las tarjetas inteligentes a comienzos del 2018. La SIM integrada (iSIM) dio un paso adelante en relación con su predecesora, incorporando por completo las funcionalidades de la tarjeta inteligente al sistema en chip (SoC por sus siglas en inglés) del dispositivo. 

Según los comunicados de ARM, el tamaño aproximado de la iSIM ronda la “fracción de milímetro cuadrado”. La enorme reducción de tamaño supone una excelente noticia para los fabricantes de dispositivos móviles en términos no solo de diseño, sino también de los costos de producción. 

Algo importante para resaltar es que los fabricantes no son los únicos que se beneficiarán con la implementación de la iSIM. La integración de esta tarjeta al SoC se traduce en un incremento significativo de la seguridad de los datos del usuario. No por nada el sitio web de GSMA califica a la iSIM como el socio perfecto del IoT SAFE, en la medida en que esta SIM integrada ofrece niveles de protección de red y credenciales de suscripción verificables. 

Y entonces, ¿cuáles son las ventajas de las iSIM? 

Ahora que ya conoces la historia detrás de las iSIM, así como sus características principales, es momento de resumir las ventajas de esta nueva tecnología. Aquí te enumeramos 5 de las más importantes: 

  1. Reducción de los costos de fabricación 
  1. Incremento de la seguridad de los datos del usuario 
  1. Simplificación del proceso de portabilidad 
  1. Optimización del diseño de los dispositivos 
  1. Extensión de la capacidad de conexión de servicios móviles a una gran diversidad de dispositivos 

Aunque tardará algo de tiempo en implementarse de manera masiva, esta nueva tecnología sin duda representa una gran oportunidad en el campo de las telecomunicaciones, tanto para fabricantes como para operadores y usuarios. De igual forma, la industria dedicada al perfeccionamiento del Internet de las cosas encontrará en las iSIM a su mejor alidado. 

Si te gustó esta publicación, compártela con tus amigos y no te pierdas ninguna de las entradas de nuestro blog para mantenerte al día sobre las tendencias tecnológicas de mayor impacto.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Gratis

¡Ingresa Ya!

Regístrate hoy mismo y recibe totalmente gratis las noticias, novedades y todo el conocimiento del sector de Tecnología de Latinoamérica.